PARA PENSAR...


Lo triste que lo vivo en primera persona.
Varón de 12 años.